El zirconio es un elemento químico que se halla en el grupo cuatro de la tabla periódica. Se obtiene del mineral llamado circón y se caracteriza por tener un color blanco tirando a grisáceo, similar al del acero. Viene usándose en odontología desde hace unos veinticinco años, aunque su utilización se ha incrementado considerablemente en los últimos diez. Desde nuestra clínica dental en Majadahonda queremos explicarte para qué lo usamos.

¿Por qué utilizamos el Zirconio?

Este material es perfecto para ser usado en nuestra disciplina por varios motivos. El más importante de ellos es que resulta totalmente compatible con el organismo. Es decir, que carece de materiales que puedan perjudicar a tu cuerpo y es anti-alérgico. Además, otros motivos que favorecen su utilización son los siguientes:

  • Resistencia a la corrosión. El zirconio es muy resistente a la corrosión y ello se traduce en que las prótesis fabricadas con él duran más tiempo.
  • Estética. Las piezas dentales elaboradas con zirconio quedan perfectas en tu boca. Tienen un color blanco o son transparentes, por lo que pasan desapercibidos para quienes te miran. Esto resulta especialmente importante cuando la prótesis se coloca en la zona dental más visible al sonreír.
  • No tiene conductividad térmica. Esto significa que, con tu prótesis de zirconio, podrás tomar tanto productos fríos como calientes sin que tu sensibilidad dental se resienta.
  • Es fácil de limpiar ya que su adherencia imita la de la placa dental.
  • Las piezas fabricadas pesan mucho menos que las elaboradas, por ejemplo, con metales y cerámica.

Tratamientos en los que se usa el Zirconio

Todas las ventajas que te hemos explicado hacen que el zirconio, como te decíamos, sea muy usado en Odontología, especialmente desde hace unos diez años. En nuestra clínica dental en Majadahonda nos servimos de él para realizarte diferentes tratamientos. Vamos a explicarte cuáles son.

Fundas unitarias

Este tratamiento consiste en poner un casquillo sobre el muñón de un diente y, a su vez, colocar encima una pieza de zirconio. Con ello, obtenemos una adaptación inmejorable de piezas individuales y un aspecto estético fantástico, pues la pieza no se distingue de los restantes dientes naturales.

Puentes dentales

Para aplicar este tratamiento, en primer lugar, deben tratarse los dientes sobre los que va a colocarse el puente para que lo sujeten. Las piezas dentales se sueldan al puente y, para crearlas, usamos el zirconio, sobre todo cuando se ubica en la zona de la sonrisa. Gracias a este material, conseguimos unos resultados óptimos en cuanto a calidad y a naturalidad del aspecto de la dentadura.

Fundas sobre implantes dentales

Colocamos implantes cuando se han perdido uno o varios dientes. Primero colocamos un pilar de titanio que se fija en la mandíbula y sobre el que irá el diente. Luego ponemos la funda de zirconio encima de este obteniendo un resultado magnífico en cuanto a adaptación y resistencia, pero también de imagen.

Ortodoncia

Esta disciplina de la odontología es una de las que más nos piden nuestros clientes. Desean corregir algún pequeño defecto en su dentadura como, por ejemplo, dos dientes montados o una mandíbula prominente. Este material se ha convertido en nuestro principal aliado a la hora de fabricar estas prótesis. Tanto los populares brackets como los aros de metal pueden elaborarse con aleaciones de zirconio.

Con ello, los aparatos son imperceptibles desde el exterior logrando un efecto estético inmejorable. Además, te resultarán mucho más cómodos cuando los lleves y evitarás problemas de alergias.

Por otra parte, las piezas dentales fabricadas con zirconio carecen de inconvenientes. El único que podemos mencionarte es que su precio resulta algo más caro que las prótesis fabricadas con metal o cerámica. Esto se debe a que su proceso de fabricación es más largo y laborioso. Incluye la participación de profesionales especializados y de un instrumental costoso.

En conclusión, el zirconio aplicado a la odontología ha sido toda una revolución. Nos permite colocarte piezas más duraderas, hipoalergénicas y que nadie verá en tu boca al sonreír. Además, carece de conductividad térmica por lo que no tiene efectos adversos para la sensibilidad de tu dentadura. En nuestra clínica dental en Majadahonda lo utilizamos habitualmente y te lo recomendamos sin dudar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies