Las muelas del juicio, o terceros molares, se encuentran al final de los maxilares superior e inferior, y son los últimos que brotan.

En realidad, no siempre salen, pero cuando lo hacen, no es raro que se presenten complicaciones. Problemas comunes son no tener suficiente espacio en la boca para que salgan con normalidad, o que vengan torcidas y empujen el molar contiguo.

Estas dificultades son habituales y pueden terminar desencadenando problemas en la zona. Te contamos cómo actuar si tienes infección en las muelas del juicio.

¿Por qué se produce la infección en la muela del juicio?

La causa más común es la pericoronaritis. Se trata de una inflamación de los tejidos blandos que rodean a la corona del diente cuando este está saliendo.

Como decíamos, si no hay espacio suficiente para que la muela salga, o si lo hace en una posición inclinada y choca con el siguiente molar, puede ocurrir que, cuando la muela del juicio perfora la encía, entren restos de comida en el hueco.

Cuando esto ocurre, si la higiene no es perfecta y cuidadosa, puede terminar produciéndose una infección. Hay que tener en cuenta que la parte más profunda del maxilar, donde brotan las muelas del juicio, es de acceso más difícil para el cepillo de dientes.

¿Cómo saber si tengo infección en la muela del juicio?

Los principales síntomas de infección en la muela del juicio son:

  • Dolor
  • Sensibilidad al calor y al frío.
  • Inflamación y edema en la mejilla.
  • Hinchazón y enrojecimiento de la encía en la zona de la muela del juicio.
  • Halitosis (mal aliento) o mal sabor de boca.
  • Ganglio inflamado debajo de la mandíbula (adenopatía submandibular).

Aunque más raro, no es imposible que se produzcan también fiebre y malestar general en algunos casos. También pueden presentarse dificultades para abrir la boca (lo que se conoce como trismus) o masticar.

Por último, como en cualquier infección, un síntoma claro es la presencia de pus en la boca.

¿Cómo quitar la infección de la muela del juicio?

El tratamiento dependerá del caso, siendo diferente si, por ejemplo, hay un absceso (quiste de pus) o no, o en función de las características del paciente.

En casi todos los casos, el dentista prescribe analgésicos y antiinflamatorios, combinados con colutorios (normalmente, de clorhexidina) para desinfectar y mejorar la higiene bucal.

¿Te dan antibióticos para la infección de la muela del juicio?

No siempre, pero en ciertos casos sí que están indicados. Si hay síntomas adicionales, tales como fiebre, malestar general, dificultad para abrir la boca o masticar, etcétera, probablemente te los receten.

¿Es bueno extraer las muelas del juicio para prevenir infecciones?

El tratamiento definitivo para las infecciones en la muela del juicio es la extracción de la pieza que está causando los problemas.

Sin embargo, no está indicado sacar la muela mientras haya infección. Primero, conviene reducir esa infección mediante antibióticos, colutorios y antiinflamatorios, para después, pasada la fase aguda, proceder a extraer la muela.

En cuanto a la extracción preventiva, es decir, antes de que las muelas del juicio broten y produzcan infección, puede estar indicada en ciertos casos.

Por ejemplo, cuando falta espacio en el maxilar, o las muelas del juicio están mal colocadas o en mal estado. Todo esto se puede determinar con una radiografía.

¿Cómo es el postoperatorio cuando te quitan la muela del juicio?

El tratamiento posterior a una extracción de la muela del juicio es el habitual en numerosos procedimientos dentales: una buena higiene, cuidadosa para no hacerse daño en la zona tratada, alimentos blandos, aplicar hielo en la zona para reducir el dolor y la inflamación, y tomar los medicamentos recetados por el dentista.

¿Cómo de grave es una infección en la muela del juicio?

Si se detecta y trata a tiempo, incluso si hay una posterior extracción de la muela del juicio, es un procedimiento habitual y sencillo.

No obstante, queremos destacar aquí la importancia de prevenir y tratar cuando antes las infecciones bucales, acudiendo a tu dentista en cuanto notas que algo no va bien.

La boca está regada por numerosos vasos sanguíneos y tiene conexiones rápidas con otras partes del cuerpo, por lo que una infección bucal mal tratada puede desencadenar rápidamente una infección de todo el organismo, una septicemia, que es una condición mucho más grave.

¿Te preocupa una posible infección en tu muela del juicio? En Klinnn, estamos aquí para ayudarte. Con nuestro equipo experto y las últimas tecnologías, aseguramos un diagnóstico preciso y tratamientos efectivos para aliviar tu dolor y resolver el problema de raíz.

No esperes a que la infección vaya a más. Visita nuestra clínica dental en Majadahonda para una consulta! Tu salud bucal es nuestra prioridad.